¿Qué es la cinofobia?

Cuando te explique su significado, verás que es más recurrente de lo que te parecía. Etimológicamente hablando, la cinofobia es un término procedente del griego: kyon (perro) y phobos (temor), por lo que se refiere al miedo a los perros.

Este pánico irracional afecta a una pequeña parte de la población. No importa si el perro con el que se cruza la persona con este miedo es un pequeño chihuahua o un voluminoso pitbull, en ambos casos el sobresalto está asegurado.

¿Por qué se tiene?

Una de las posibles causas podría ser haber tenido una experiencia traumática durante la infancia: un cachorro le mordió jugando, vio una película donde un perro se comportaba de forma violenta… También puede deberse a la sobreprotección de los padres debida a su propia cinofobia. Por tanto, el niño copia la conducta y acaba sufriendo este trauma.

¿Qué siente una persona con cinofobia?

Una persona que padece este miedo puede sentir ansiedad estando cerca del animal. Probablemente aumente su ritmo cardíaco, sienta que le falta el aire o quiera salir corriendo. Estos síntomas lo llevarán a intentar evitar las zonas donde hay perros. Pero actualmente es casi imposible sortear a estas mascotas. Los perros son los compañeros más habituales de los seres humanos; a diario llenan calles paseando junto a sus dueños. Por ello, la cinofobia es un problema importante y las personas que la sufren necesitan una solución.

¿Tiene tratamiento?

Existe tratamiento para esta fobia. Una de las técnicas más comunes con las que se trata el miedo irracional es la desensibilización sistemática. Consiste en exponer al paciente a su temor de forma gradual. En el caso de la cinofobia, en las primeras fases se muestra al paciente episodios imaginarios, imágenes y audios donde aparecen perros. El objetivo final es conseguir que se permanezca tranquilo con el animal presente. Después se debe trabajar la fobia en la calle, por ejemplo, acercándose a los perros para acariciarles. Si el miedo persiste puede que sea necesaria la ayuda de un psiquiatra y el uso de fármacos.

Otra técnica con la que se han obtenido buenos resultados es la relajación y respiración mediante el yoga y la meditación. Esto puede ayudar a las personas con cinofobia a tranquilizarse  y controlar su ansiedad hacia los perros.

Si padeces esta fobia, no te rindas y sigue intentando mejorar
para superar tu miedo. ¡Ánimo!

¡Comenta!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *