Este otro sitio Web nos muestra una infografía acerca del uso de los dispositivos móviles durante la noche, y el si afecta o no el dormir con estos encendidos.

Para empezar, has de saber que el abuso de cualquier dispositivo móvil es malo para nuestra salud, y no me refiero a que pueda afectarnos físicamente, sino también a nivel mental. Entre los principales síntomas que presentan como os contaba en el artículo anterior, se encuentra el estrés, la falta de sueño y concentración…

Estos problemas se están volviendo cada vez más recurrentes en las nuevas generaciones, y hace poco, mediante una investigación, se pudo conocer que la mayoría de las personas que navegan por Internet, chatean o ven televisión, lo hacen también antes de dormir, muchas desde sus camas.

El uso de estos dispositivos en estas circunstancias suprime los niveles de melatonina, y exponernos durante 2 horas a la luz que generan sus pantallas, lo hace hasta un 22%. Este químico es el encargado de promover el sueño.

Además, el utilizar el móvil por las noches está relacionado con el estrés y la depresión.

Es importante conocer también que, con el ordenador, la televisión o el móvil cerca de nosotros, nuestro cuerpo no descansa adecuadamente. De no tomar precauciones, lo que en principio puede parecernos “una tontería” puede convertirse en algo tan serio como el cansancio crónico.

Se conoce que a día de hoy, una de cada cuatro personas se despiertan a media noche por no haber silenciado sus dispositivos  y que uno de cada diez lo hace un par de veces por semana por haber recibido un correo electrónico o llamada.

Sin duda el uso de los dispositivos móviles puede afectar no solo a nuestra vida personal sino también a la sentimental, social y laboral. Por eso mismo, es imprescindible utilizarlos con moderación, y a ser posible, desconectarlos antes de ir a dormir, y dejar de usarlos un par de horas antes de ir a la cama.