Se produce un golpe de calor cuando el cuerpo pierde la capacidad de controlar su temperatura. Se puede llegar a tener 41 ºC, la piel seca y caliente, y los latidos del corazón a 150 pulsaciones por minuto.

¿Qué se debe hacer ante un golpe de calor?

1- Traslada al afectado a un lugar fresco y quítale algo de ropa.
2- Mantéenlo con el cuerpo ladeado y aplicarle paños con agua fría por todo el cuerpo. Si no reacciona, sumérgele en agua fría.
3- Dale agua con sal y bicarbonato o un zumo de frutas y procura que beba poco a poco.
4- Si no cesa, trasládale al hospital.

Cómo prevenir los golpes de calor

Ante las altas temperaturas deberás proteger tu cuerpo más que nunca, y es por eso que debes de seguir algunos hábitos:

Si vas a estar al aire libre, procura mantenerte a la sombra. Evita las actividades que conlleven esfuerzo a las horas centrales del día y cúbrete la cabeza con un gorro o una gorra.

Si estás en casa, permanece en los lugares más frescos y baja persianas y toldos. Abre las ventanas para que corra la corriente. Con aire acondicionado, cierra puertas y ventanas.

Al margen de esto, trata de refrescarte mediante duchas frías o baños, utiliza ropa ligera, que no te apriete, y evita comidas grasas o copiosas. También deberás beber mucha agua, más de la habitual, evitando el alcohol, la cafeína y los refrescos con azúcar.