¿Por qué roncamos?

Los ronquidos son un sonido muy característico que se producen cuando dormimos. Acostarse con alguien que ronca suele ser bastante incómodo, pero… ¿quién no lo ha hecho alguna vez?. Conocerlos seguro que los conoces, ¿pero sabes por qué razón aparecen?. Si tu respuesta es negativa y quieres saber como surgen, presta atención a las siguientes líneas.

¿Por qué surgen los ronquidos?

Cuando nos vamos a dormir, todo nuestro cuerpo se relaja, incluidos los músculos. En ese momento, las vías respiratorias tienen poco margen para que el aire entre y salga de los pulmones, lo que produce que se imposibilite respirar por la nariz. Es entonces cuando tendemos a respirar por la boca.

Ese aire, que producimos de forma bucal, pasa por un orificio más pequeño que hace temblar los tejidos de nuestro paladar, conocidos como úvula y velo, provocando el famoso ronquido.

Pese a comenzar de manera liviana, al aspirar por la boca de manera persistente, hace que nuestra garganta esté reseca, provocando, tiempo después, ronquidos muy altos.

Normalmente suelen roncar más las personas de avanzada edad, pero no es extraño que se manifiesten también en bebés, niños y adolescentes.

Principales causas

Este sonido tan molesto es causado por multitud de factores. El primero de ellos es dormir en una postura incómoda, como por ejemplo boca arriba, que beneficia a tener unos ronquidos más ruidosos de lo habitual.

Otros casos son la acumulación de grasa en nuestra garganta o el sobrepeso, que se pueden combatir haciendo ejercicio físico. Por último, también lo pueden desencadenar diversas pastillas para dormir, relajantes, o trastornos respiratorios como la apnea del sueño.

¿Se puede acabar con ellos?

Es complicado librarse de ellos, pues cualquier problema que dificulte nuestra respiración, como puede ser estar resfriados, tener hinchadas las amígdalas, o padecer una alergia, favorece, en gran medida, a que podamos roncar cuando dormimos.

Además, este ruido tan molesto también puede producir ataques cardíacos. Afortunadamente, para estas ocasiones tan excepcionales, hay solución para evitarlo.

¿Qué piensas sobre los ronquidos? ¿Eres uno/a de los que ronca por las noches?
¡No seas tímido/a y cuéntame mediante los comentarios!

¡Comenta!

Your email address will not be published. Required fields are marked *