El sonido de la risa es capaz de curar enfermedades

Que la risa se contagia es una verdad innegable que todos conocemos. La risa franca, clara y espontánea de una persona cercana hará que de manera inmediata los músculos de la cara se relajen y se nos comience a dibujar una sonrisa. Si el otro persiste unos segundos más en reír, no podremos evitar hacerlo también nosotros.

Muchos especialistas han estudiado la risa llegando a concluir que puede ser la cura de muchas enfermedades. Incluso se ha demostrado que si reímos más, nuestro sistema inmunológico se fortalece y ello redunda directamente en que nos enfermaremos menos o nos curaremos más rápido de muchas enfermedades.

El simple hecho de escuchar reír a otro hace que el cuerpo segregue endorfinas, hormonas ligadas al bienestar y al placer. Se sabe que estas hormonas también están ligadas a la salud del sistema inmunológico, actuando como calmantes del dolor y aumentando el número de células beneficiosas del sistema inmune.

Especialistas de la Universidad de Stanford afirmaron que la risa favorece el fortalecimiento del sistema cardiovascular, reduce marcadamente el nivel de estrés crónico, aumenta los niveles de memoria facilitando el aprendizaje, atempera el mal carácter reduciendo el riesgo de padecer lesiones vasculares y mejora la respiración y la oxigenación de todo el cuerpo entre otros tantos beneficios.

Esa sensación de euforia y de ganas de vivir que nos produce la producción de endorfina puede durar todo el tiempo que persista nuestra risa, actuando como reparadora de los daños físicos y psicológicos a corto y largo plazo que pueda sufrir el organismo.

Oír la risa de otro, sin necesidad de estar viéndolo desencadenará esa serie de fenómenos hormonales que parten de nuestro cerebro y nos llevan a ese estado de felicidad. Nos sobrevendrá en ese momento la sensación de reír también, si lo hacemos estaremos dándole al cuerpo la mejor medicina natural que está al alcance de todos en cualquier momento.

2 Comentarios
  1. February 22, 2013
  2. February 26, 2013

¡Comenta!

Your email address will not be published. Required fields are marked *