Las ecografías han evolucionado hasta tal punto de llegar a ser bidimensionales. Seguramente, si has llegado hasta aquí sea porque te estés preguntando cuál es el momento más adecuado para realizar una ecografía 4D durante el embarazo, para poder disfrutar de unas extraordinarias imágenes del bebé que habita dentro del útero.

Antes de resolverte esta duda, me gustaría hablarte de las ventajas de realizar una ecografía 4D en lugar de una en 3D.

  • Las ecografías en 4D permiten ver de forma precisa tanto el aspecto del bebé como los movimientos que realiza; si saca la lengua, si bosteza, si sonríe…
  • Con las ecografías en 4D es más fácil detectar problemas de piel o deformidades, pues aporta un análisis mucho más detallado de su anatomía fetal.
  • Permite a los futuros papás conocer a su bebé bien antes de que este nazca; qué cara tiene, cómo son sus rasgos…

Ecografía 4D, ¿Cuándo hacerla?

Una ecografía 4D puede realizarse en cualquier momento del embarazo, sin embargo, obtendremos mejores imágenes si la hacemos entre las 24 y 30 semanas de gestación, pues en este periodo la proporción de líquido amniótico y el tamaño del feto  nos permiten una mejor visualización.

No es recomendable realizar una ecografía 4D antes de las 12 semanas de embarazo, pues el aspecto del bebé distará mucho del definitivo, y no es conveniente gastarse el dinero en estos casos.

Entre esta semana y la número 20, se puede ver el feto en su totalidad, pero no podrán verse sus facciones, por eso lo ideal es realizarla en las semanas 27,28,29…

Si eres de Barcelona o Girona y estás pensando en realizarte una, te recomiendo pedir cita en nado4D, podéis hacerlo visitando su web, donde encontraréis también más información sobre lo que ofrecen.