Con los videojuegos también puedes cultivar tu mente

¿Quién no ha jugado alguna vez al Tetris, al Silent Hill o al Counter Strike? A día de hoy lo hacemos muchos/as, y es que los videojuegos han ido tomando un gran valor tanto comercial, como social y cultural.

En nuestro país se estima que hay más de nueve millones de jugadores activos, que dedican – según un estudio de GFK-Emer – entre 1 a 4 horas semanales al disfrute del ocio electrónico.

No por ser jugador se es violento

A muchos nos vendrá a la cabeza el caso del instituto Columbine en Estados Unidos dónde se culpó de la matanza al videojuego Doom, o el caso de José Ramadán, un murciano de 16 años que se inspiró en el Final Fantasy VIII para cometer su parricidio.

Estos y otros ejemplos son predominantes cuando se habla de la relación entre la salud mental y los videojuegos. Pese a todo, estás críticas tan negativas se transforman en positivas cuando se logra comprender que según diversos estudios, jugarlos tiene efectos positivos en el ser humano.

Estos, que fueron llevados a cabo por la Universidad de Rochester de Nueva York, afirman que los jugadores superan al resto en algunas capacidades: son más rápidos al a hora de tomar decisiones, son más atentos, manejan información de manera más rápida o resuelven problemas complejos de manera más efectiva y adecuada.

Este tipo de beneficios se han visto potenciados en diversas profesiones como el ejército o en medicina, incluso en quehaceres diarios como conducir.

Dime a qué juegas y te diré cómo evolucionas

Evidentemente, todos los juegos no son iguales ni desarrollan los mismos aspectos. Según los expertos, jugar a juegos de acción como Call of Duty o juegos de rol como World of Warcraft implican diversos factores como poseer una gran carga visual periférica o ser ágiles y veloces mentalmente, pues en estos juegos lo que sucede es imprevisible.

Este tipo de hallazgos no han sido ignorados, tanto es así que se han desarrollado juegos que fomenten nuestras capacidades cognitivas como el Big Brain Academy o el Brain Trainning de Nintendo DS, donde ponemos a prueba nuestra inteligencia, memoria, retentiva o rapidez a la hora de resolver lo que se nos proponga.

A los pequeños dispositivos – tan de moda en la actualidad – también llegan un montón de títulos ideados para poner a prueba nuestra agilidad mental. Si cuentas con un smartphone o tablet Android, te recomiendo echar un vistazo a estos cinco.

Pese a que estos estudios sobre cómo afectan los videojuegos a nuestro cerebro son iniciales, lo que sí podemos decir que es una forma muy divertida no sólo de aprender, sino de desarrollar capacidades. ¿Te atreves a hacer la mejor puntuación en Tetris? El que sale ganando, sin duda, es tu cerebro.

Una respuesta
  1. April 8, 2013

¡Comenta!

Your email address will not be published. Required fields are marked *