Cómo aligerar las salsas para disfrutar al máximo de ellas

mayonesaSabemos que no es muy sano acompañar nuestras comidas de salsas, sin embargo, son una tentación muy grande. Hoy me he propuesto explicarte cómo aligerar algunas de ellas como la mayonesa (esa sabrosa enemiga de la báscula que nos gusta acompañar con pavo, pescado…), para que te aporten menos calorías. ¿Tomas nota?

Mayonesa

La salsa más calórica de todas contiene aceite, huevo, vinagre y sal. Una cucharada de ella supone unas 175 kcal (¡casi nada!) por lo que conviene sustituir parte de su aceite por caldo de verduras desgrasado o leche desnatada. Restarás calorías y muy poco sabor.

Mostaza

Muchos platos se sofistican con esta famosa salsa que contiene grasas buenas. Si quieres hacerla todavía más sana, rebaja su alto contenido en sal o mezcla mostaza y yogur natural a partes iguales.

nuez moscada

Besamel

Los canelones no se ingieren sin besamel, que les añade calorías y grasa. Cuatro cucharadas te aportan 153 kcal, así que mejor que para gratinar uses una mezcla de leche desnatada, maicena (almidón de maíz) y un poco de nuez moscada.

Agridulce

Aunque puedas creer lo contrario, la salsa agridulce es de las menos calóricas. Una cucharada aporta apenas 30 kcal. Añádela a verdura y pescados al vapor y engordarás lo justo.

De frutas

Las salsas de ciruelas, manzanas, peras, naranjas o arándanos resultan un interesante contrapunto a todo tipo de carnes y, además, aportan bastante fibra. La versión menos calórica de la salsa de frutas se prepara con gelatina vegetal.

Bearnesa

Las carnes asadas ganan con ella, pero para desgracia de todos la bearnesa es rica en grasas saturadas y colesterol, dado que está elaborada con mantequilla, yema de huevo, cebolla, vinagre y estragón. Una cucharada son unas 75 kcal, así que te recomiendo usar una cantidad mínima de la mantequilla original y emplear caldo vegetal o de pollo para compensar la restante.

Romesco

Por último, el romesco es una salsa recomendable por sus muchos antioxidantes y grasas cardiosaludables. Aunque cada cucharada suma unas 55 kcal, se compensa, pues suele acompañar a vegetales a la brasa o pescados a la plancha. Aligérala haciéndola con pan tostado en sustitución del pan frito.

Si te ha servido alguna de ellas, te invito a compartir el artículo en alguno de tus perfiles sociales (Facebook, Twitter…). ¡Gracias!

Una respuesta
  1. August 30, 2016

¡Comenta!

Your email address will not be published. Required fields are marked *